Apelación a la Comisión de Acceso a la Información: No confundir datos abiertos con acceso a la información

Por Open Data Institute (ODI) 

Ellen Broad, representante del Open Data Institute (ODI), explica que datos abiertos son un mecanismo de transparencia, pero que la existencia de los mismos nunca va a hacer que las Leyes de Acceso a la Información sean redundantes.

Recientemente, el gobierno del Reino Unido anunció una nueva Comisión de Acceso a la Información (Commission on Freedom of Information), para asegurar que las leyes y procesos de acceso a la información están funcionando efectivamente.

En la declaración escrita que establecía la nueva comisión, el Secretario Parlamentario del Gabinete, Lord Bridges, planteó una conexión entre el liderazgo del gobierno del Reino Unido en apertura de datos y las leyes de acceso a la información:

Estamos comprometidos a ser el gobierno más transparente del mundo. Para alcanzar esa meta, estamos abriendo el gobierno a los ciudadanos, facilitando el acceso e incrementando el volumen de información disponible, con un record de 20,000 bases de datos en data.gov.uk, al mismo tiempo que reservamos un espacio privado para el asesoramiento directo. Estamos fortaleciendo la rendición de cuentas y haciendo que los servicios públicos funcionen mejor para las personas. El Barómetro de Datos Abiertos (Open Data Barometer) de la fundación World Wide Web y el Índice Global de Datos Abiertos (Global Open Data Index) de Open Knowledge, posocionaron al Reino Unido como el líder mundial en gobierno abierto. (Traducción libre)

Después de más de una década de vigencia, es razonable que los procesos de la Ley de Acceso a la Información y sus impactos sean revisados por el gobierno. Pero el progreso del Reino Unido publicando y usando datos abiertos no debe ser confundida con, o vista como un sustituto de, leyes de acceso a la información robustas.

Datos Abiertos y Leyes de Acceso a la Información: complementarios y necesarios

El gobierno del Reino Unido tiene el propósito de poner a disposición su información como datos abiertos por muchas razones: para estimular el crecimiento empresarial y nuevas formas de innovación; para ayudar a cambiar la forma cómo los servicios públicos son ofrecidos a los ciudadanos, haciéndolos más eficientes y amigables al usuario; y para mejorar la trasparencia y la rendición de cuentas del gobierno. En muchas circunstancias, los departamentos y organismos públicos son libres de decidir qué información publicar como datos abiertos, así como cuándo y cómo.

En datos abiertos y acceso a la información existe un balance natural entre la publicación proactiva y reactiva de información. Publicar proactivamente datos abiertos es un mecanismo de transparencia importante, pero los datos abiertos nunca harán que las leyes de Acceso a la Información sean redundantes. Es improbable que toda la información de interés público esté disponible en datos abiertos. La comunidad usuaria de cierta información puede ser muy pequeña para justificar su continuo mantenimiento como datos abiertos, la información puede ser difícil de publicar de manera regular, o su valor de interés público puede simplemente no haber sido entendido aún.

El acceso a información asegura que ciudadanos, empresarios, periodistas puedan acceder a información que necesitan y que no está disponible abiertamente. Los pedidos de acceso a la información pueden ser relativamente únicos y ligados a una situación específica– como soldados con resultado positivo en pruebas de uso de esteroides. Ellos pueden ayudar a articular la importancia de ciertos tipos de información, con la toma de decisiones de política informada – como información sobre tiempos de espera de ambulancias y personal de emergencia en hospitales.

Los pedidos de acceso a la información pueden ayudar al gobierno a entender en qué está interesada la población, e identificar áreas en las que los datos abiertos podrían disminuir los costos de acceso a la información. En una conversación en Citizen Beta, el 29 de julio, el periodista Matthew Burgess resaltó el análisis realizado por Transport for London, de (miles de) pedidos de información recibidos, el cual ayudó a identificar la información que debería ser publicada regularmente.

Una economía de datos sustentable necesita de ambos, datos abiertos y acceso a la información

A inicios del presente año, el Open Data Institute publicó los resultados de un estudio que encontró que empresas de todos los sectores y áreas del Reino Unido están usando datos abiertos. De 270 compañías encuestadas, 70% indicaron que usan datos abiertos publicados por el gobierno.

Muchas de estas empresas de datos abiertos confían también en los procesos de acceso a la información como ayuda para brindar sus servicios. Organizaciones como Spend Network y Check the Bike han usado el acceso a la información para obtener información que necesitaban y que no estaba disponible como datos abiertos, o cuando los datos disponibles no eran suficientemente buenos en calidad y precisión. A veces los pedidos de acceso a información pueden ser la forma más eficiente de obtener información de un organismo público, ya que las Leyes de Acceso a la Información imponen un plazo máximo de respuesta de 20 días. Sin importar cuan efectiva sea la estrategia de compromiso de un organismo público, éste estará propenso a poner un mayor esfuerzo en responder a pedidos de información, siempre que esté legalmente obligado a hacerlo, que a través de otros medios. Esta eficiencia y rapidez es vital para emprendedores que necesitan responder rápidamente a las necesidades de sus clientes.

 

Datos abiertos pueden ayudar en el trabajo de la Comisión de Acceso a la Información

Los datos abiertos serán una herramienta útil para la Comisión de Acceso a la Información, al ellos observar cómo las Leyes de Acceso a la Información están operando en la práctica. Algunos organismos públicos ya publican cierta información sobre los pedidos de acceso a la información que reciben, como Transport for London y el Parlamento. El proyecto WhatDoTheyKnow de MySociety  procesa más de 5,000 pedidos de acceso a información del gobierno del Reino Unido al mes. Si WhatDoTheyKnow pusiera a disposición la información acerca de los pedidos de acceso a la información que reciben como datos abiertos (no creemos que ya lo esté, pero podría estar), esa podría ser una valiosa fuente de evidencia para la Comisión de Acceso a la Información.

Yendo un poco más allá, la Comisión de Acceso a la Información puede buscar formas en que los datos abiertos brinden una mayor percepción al gabinete sobre cómo los procesos de acceso a la información están impactando en el sector público. La Comisión debería:

  • Pedir que el sector público publique su información administrativa interna sobre pedidos de acceso a la información que procesan cada mes como datos abiertos: el número de pedidos que reciben, la naturaleza de cada pedido, cuánto tiempo toma procesar cada pedido, si el acceso fue concedido y si hubo apelación.

  • Pedir que la información relacionada con los pedidos de acceso a la información sea añadida a los cuadros de mando del gobierno del Reino Unido.

Datos abiertos es un mecanismo para hacer posible una mayor transparencia gubernamental – cómo funciona, cuánto cuestan las cosas y dónde los procesos podrían ser más eficientes. Es un complemento – y no un sustituto – del derecho de los ciudadanos a información garantizados en la Ley de Acceso a la Información.

Datos abiertos son un mecanismo importante de transparencia, pero nunca harán que las Leyes de Acceso a la Información sean redundantes.